Malhumorado, huraño, bastante egoísta y

Malhumorado, huraño, bastante egoísta y hoy cumple 81 años ¡Felicidades, Pato Donald! http://ow.ly/O2ldd http://ow.ly/i/bcGnb http://ow.ly/i/bcGne

Deja un comentario

Archivado bajo De todo un poco

Navidad, Navidad

Imagen

En contra de lo que parece una tendencia desde hace unos años, a mí siempre me han gustado las Navidades. ¿Son unas fiestas consumistas? Pues sí. ¿Echamos de menos a nuestros familiares y amigos que murieron? Pues como el resto del año. ¿Y qué?

Estoy harto de estas excusas (que no razones) de los haters para reivindicar su supuesto derecho a despreciar lo que a mí me gusta. Si yo respeto que tú no las disfrutes, respétame a mí ¿no? Es más, si no soportas estas fiestas… no aceptes regalos (particulares o de empresa), no aceptes vacaciones o días libres o medias jornadas… Nadie te obliga (efectivamente, estoy siendo burdamente manipulador).

No entro en el espíritu religioso. Soy cristiano y celebro el nacimiento de Jesús. Es una ceremonia mitológica más de mi religión, como las que se suceden el resto del año. Simbolismos que, en su día, sirvieron a una causa (de la que no vamos a hablar hoy). Soy consciente de que estas fechas se celebraban mucho antes de existir esta religión. Por eso no felicito la Navidad, sino las Fiestas.

Así que, en resumen, disfrutemos de estas fiestas si podemos. Evitemos los malos rollos y no nos dejemos llevar por el consumismo: nadie nos obliga a comprar (ni flores de pascua, ni gorros de Papá Noel, ni lotería…). Compremos (y regalemos) sólo lo que de verdad nos apetece a nosotros mismos. Seamos felices con nuestros seres queridos, de la forma en que cada uno deseemos.

Porque de eso se trata. De vivir.

Deja un comentario

Archivado bajo De todo un poco

Res varia

Presentaciones, desayunos de trabajo, ruedas de prensa… Sí, decididamente ha terminado el verano y hemos vuelto a la actividad habitual.

Como algunos sabéis, además de mi trabajo habitual, el que me da de comer (por poco), soy Blogger, así, escrito como profesión. Desde luego me siento mucho más realizado con esta ocupación profesional, aunque no me da de comer… Todavía.

Tras un verano en el que congelan todas las actividades publicitarias,  esta semana he asistido a cuatro eventos: un pase de prensa de cine y tres presentaciones tecnológicas,  ágape incluido.

Seguro que los que no esteis en el mundillo pensareis que es una suerte… y en parte así es: conoces nuevos productos (películas en pre-estreno, dispositivos tecnológicos con los que cacharrear un poco, desayunos gratis…). La parte dura no se ve, claro.

Primero, me quita tiempo. Si esta fuera mi ocupación profesional habitual no me importaría, pero cada vez que asisto a un evento me quita tiempo personal. Si a esto le sumamos mis horarios laborales, resulta que si tengo una presentación a las 10,00 o las 11,00 no puedo volver a casa a comer para, luego, ir al trabajo. Por ello, estos días estoy fuera de casa todo el día por un solo evento.

Segundo, el trabajo. Obviamente, si voy a una presentación, rueda de prensa o pase de cine es para, después, reflejarlo en un artículo, claro.

No me entendáis mal: hago esto porque me gusta y aprendo. Nadie me obliga y lo hago con gusto, pero eso no quita para que sea un gran esfuerzo tanto físico como emocional (básicamente le quito tiempo a mi familia). Pero me gusta lo que hago, me gusta aprender y con todas estas actividades lo hago.

Si echo la vista atrás, hace unos tres años, cuando comencé mi aventura bloguera con mi familia de Andro4all, he aprendido mucho y no sólo de los temas de los que escribo: relaciones personales, comerciales, modos de trabajo, funcionamiento de algunos sectores empresariales…

Sí, me quita tiempo, pero me hace crecer como persona. Y eso no tiene precio (aunque sí valor)

Deja un comentario

Archivado bajo Android, De todo un poco, Elucubraciones

Todo camino comienza por un solo paso

El primer paso

Exactamente. La frase que da título a esta primera entrada es una de las verdades más grandes.

Durante mucho tiempo he pensado crear un blog. Como los que mejor me conocen ya lo saben, mi inmovilismo me lo impedía. Inmovilismo disfrazado de timidez, de cobardía, de preguntas… Inmovilismo al fin y al cabo. Porque ¿para qué voy a hacer yo un blog? ¿Qué voy a contar? ¿Cómo lo voy a contar?

Durante toda mi vida me he cuestionado todo, cualquier cosa… hasta que las personas que quiero me han abierto los ojos y me han demostrado que no importa el por qué, no importa la causa de algo que te ha sucedido. Lo importante es solucionarlo.

Me he pasado media vida intentando encontrar frases que justificaran lo hecho en mi otra mitad

Así que, por fin, he dado el primer paso, la primera entrada a este blog. No sé cuál será su periodicidad. No sé cuál será su temática. ¡Diablos, no sé si tendrá temática! Pero da igual. El caso es andar, moverte… ¡vivir! Parafraseando a Thomas Wayne, nos caemos para aprender a levantarnos. Eso es lo importante, levantarnos, no analizar por qué nos hemos caído. Eso ya vendrá luego.

Cuando no tenía claro a qué puerto dónde dirigirme, cualquier viento que soplara nunca era a mi favor

El caso es que últimamente me han ocurrido cosas que, cuando las observas con perspectiva, resulta que tengo mucho más por lo que dar gracias que por lo que lamentarme. Así que… ¡a por ellos, que son pocos y cobardes!

P.S.-Para este artículo he tenido la ayuda de Carlos Goñi, Loquillo y Thomas Wayne… toda una declaración de intenciones.

1 comentario

Archivado bajo De todo un poco, Elucubraciones